UNA DOCENA DE PAREJAS DIIERON EL “SÍ” EN EL TEATRO COLÓN, ABIERTO...

UNA DOCENA DE PAREJAS DIIERON EL “SÍ” EN EL TEATRO COLÓN, ABIERTO POR PRIMERA VEZ A LA CELEBRACIÓN DE MATRIMONIOS

Compartir
A lo largo de toda la mañana y gran parte de la tarde de hoy, una docena de parejas tendrán el privilegio de dar el sí de sus vidas en el Salón Dorado del Teatro Colón, un centro de atracción turística que hasta ahora había estado vedado a este tipo de ceremonias y que no será ni el primero ni el último en abrirse a éstas, según prometen las autoridades de la Ciudad.
Las parejas fueron sorteadas entre 4.800 aspirantes, y después de una primera convocatoria abierta en la cual los porteños tuvieron que seleccionar entre cuatro opciones (Rosedal, la Floralis Genérica, Puente de la Mujer y Teatro Colón) su lugar predilecto para contraer matrimonio.
A fines de octubre pasado, esta encuesta en las redes sociales había consagrado al gran coliseo argentino como la sede de los primeros matrimonios civiles en lugares no convencionales, promovidos por la Ciudad.
“Para mí es el lugar soñado para casarse y cuando me enteré del sorteo, me anoté sin que él supiera nada, porque en realidad hace siete años que vivimos juntos pero habíamos dicho que nunca íbamos a casarnos”, contó a Télam Verónica Sierra quien, junto a su Fernando Gagliardi, fueron la cuarta pareja.
“Me gustó la idea de cerrar muy bien el año casándonos acá”, agregó, temblorosa por los nervios del momento y atendiendo al mismo tiempo a Alma, la pequeña hija de ambos de tres años de edad que les revolotea alrededor mientras juega con su falda de tul.
Pero más allá de las buenas intenciones de Verónica, faltaba que Fernando accediera a pasar por el Registro Civil: “No sabía cómo decírselo, esperé que volviera de trabajar y le pregunté si se quería casar conmigo en el Colón…Él no entendía nada. Le tuve que explicar y me dijo que ‘sí’”.
Y si para Verónica ir a casarse al Colón significó también su primera visita al Colón, Fernando ya lo conocía muy bien, pero no como público espectador sino por su trabajo en una empresa de seguridad e higiene.
“Estuve trabajando acá hace unos años, cuando fue la remodelación, pero nunca me imaginé que de entrar a ver algunas tareas que se hacían iba a terminar dando el sí en el Salón Dorado”, contó.
Más tarde, el juez de paz abriría la ceremonia felicitándolos por “este lugar tan mágico en el que les tocó contraer matrimonio”.
A media mañana, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta pasó por el teatro para saludar a las parejas que esperaban para casarse o acababan de hacerlo.
“Es un lugar emblemático de la Ciudad de Buenos Aires y un orgullo para los argentinos, pero para mí lo más lindo es que los vecinos hayan elegido”, dijo.
“Nosotros estamos promoviendo mucho la participación, y la idea es que cada vez más decisiones del gobierno que hacen a la vida cotidiana a de la gente, los decida la propia gente, y hoy con la tecnología es más fácil”, dijo.
El subsecretario de Participación Ciudadana de la Ciudad, Federico Di Benedetto explicó a Télam que estos matrimonios fuera de las oficinas del Registro Civil o las comunas y sin costo adicional, tienen su antecedente inmediato en el ascenso de 80 personas al Obelisco para el 80 aniversario de este ícono porteño.
“Estamos tratando todo el tiempo de generar experiencias que la gente no puede vivir habitualmente”, dijo.
El funcionario explicó que, un día por mes y previa selección, entre febrero y abril se celebrarán matrimonios civiles en el Teatro 25 de Mayo del barrio porteño de Villa Urquiza, la Usina del Arte en La Boca y la glorieta de las Barrancas de Belgrano.
“No me imaginé en mi vida que me iba a casar en el Colón, pero se dio así y es algo increíble”, contó a Télam María Eugenia Giacometti quien, junto a su novio Facundo Salto, fueron la quinta pareja en casarse.
A lo largo de toda la mañana y gran parte de la tarde de hoy, una docena de parejas tuvieron el privilegio de dar el sí de sus vidas en el Salón Dorado del Teatro Colón, un centro de atracción turística que hasta ahora había estado vedado a este tipo de ceremonias y que no será ni el primero ni el último en abrirse a éstas, según prometen las autoridades de la Ciudad.
Ingrid Allasia y Federico Carluccio fueron la primera pareja en dar el sí en el Colón, lo que fue es para ellos el “broche de oro” para cerrar cuatro años de noviazgo y comenzar una nueva vida como un matrimonio legalmente constituido.
“Tuvimos sólo un mes para preparar todo, pero salió todo bien. Esto es tan maravilloso y mágico que apenas entramos se me puso la piel de pollo”, contó ella, que no conocía el teatro y ahora lo va a hacer también como espectadora porque ambos recibieron la invitación para asistir a una obra, por parte su directora.