TRAS EL ESCÁNDALO POLÍTICO, LA OPOSICIÓN SURCOREANA IMPULSARÁ UN “IMPEACHMENT” CONTRA LA...

TRAS EL ESCÁNDALO POLÍTICO, LA OPOSICIÓN SURCOREANA IMPULSARÁ UN “IMPEACHMENT” CONTRA LA PRESIDENTA

Compartir

Las dos principales fuerzas de la oposición de Corea del Sur anunciaron hoy que promoverán un proceso de destitución de la presidenta del país, Park Geun-hye, si no presenta su renuncia, tras ser acusada judicialmente por complicidad en un masivo caso de corrupción que desató una ola de protestas multitudinarias.
“Park debe renunciar. Teniendo en cuenta esta postura, vamos a revisar el ‘impeachment’ y la posibilidad de formar un gabinete provisional cuando corresponda”, expresó la líder del Partido Democrático, Choo Mi-ae, en una reunión con cargos de su fuerza política, la principal de la oposición.
Choo aseguró que se iniciarán “de forma inmediata” los trámites necesarios para el procedimiento de destitución en la Asamblea Nacional -Parlamento-, aunque advirtió que podría tardar hasta seis meses, según indicó un comunicado divulgado hoy por el partido.
Por su parte, la formación centrista Kookmin (Partido del Pueblo) anunció que también tratará de impulsar el proceso contra la jefa de Estado.
Este anuncio llegó un día después que la Fiscalía acusara a la presidenta como cómplice de un caso de corrupción y tráfico de influencias que desató el fin de semana una fuerte indignación en el país e intensificó los pedidos de renuncia de Park.
Los fiscales independientes a cargo anunciaron que, pese a que no pueden presentar cargos penales contra una presidenta en funciones, sí la acusaron de colaborar con su íntima amiga, Choi Soon-sil, y otros dos ex asesores para presionar a más de 50 empresas locales para que donaran dinero, un total de 65,7 millones de dólares, a dos fundaciones.
Además, Choi, una mujer de 60 años sin ningún cargo político, también es acusada de haber influenciado directamente en la designación de funcionarios e inclusive en el diseño de iniciativas públicas presentadas por la presidenta, de 64 años.
“La presidenta jugó un rol de complicidad en una parte considerable de las actividades criminales que involucraban a las (tres) personas”, dijo ayer Roh Seung-kwon, uno de los fiscales encargados del caso.
En tanto, los principales partidos de la oposición, que forman mayoría en la Asamblea Nacional, no habían planteado hasta entonces la posibilidad de iniciar un proceso de destitución de la presidenta al creer que podría ser rechazado en última instancia por el Tribunal Constitucional.
Para que prospere el “impeachment” son necesarios los votos a favor de 6 de los 9 jueces del Constitucional y antes de eso se requiere la aprobación de dos tercios de la Cámara Baja, algo factible ya que varios diputados del partido gobernante Saenuri le dieron la espalda a su presidenta.
Incluso, un diputado de Saenuri, Kim Yong-tae, y el gobernador de la provincia de Gyeonggi, que es la más poblada del país, Nam Kyung-pil, renunció al partido en lo que podría ser el comienzo de un peligroso éxodo.
Otros diputados que no son afines a Park pero que son parte de la fraccionada fuerza gobernante llegaron a pedir la expulsión de la mandataria, informó la agencia de noticias EFE.
El escándalo, conocido en la prensa asiática como “Choi Soon-sil Gate”, se destapó hace un mes.
A partir de este casi de corrupción, todo el arco opositor y gran parte de la sociedad pide su renuncia, mientras se espera que preste declaración ante los fiscales en los próximos días.
El sábado pasado, las protestas acorralaron a Park cuando cientos de miles de surcoreanos marcharon por todo el país para pedir la dimisión de Park y la semana anterior la cifra de manifestante superó el millón, según los organizadores.
La indignación responde en gran parte a la percepción generalizada de que la amiga de la presidenta, que no ostenta cargo público alguno, habría intervenido de forma oculta en asuntos de Estado, además de acumular beneficios económicos e incluso asegurar privilegios académicos para su hija.